"Hagamos del Mercurio historia": Van 6 años de lucha.

"Hagamos del Mercurio historia": Van 6 años de lucha.

El pasado 16 de agosto (2023) se cumplieron seis años de la entrada en vigor del Convenio de Minamata, el tratado mundial que busca proteger la salud humana, la preservación del medioambiente y la biodiversidad, de los efectos adversos del mercurio.

La tragedia que tuvo lugar en los años 50, en la Bahía de Minamata, Japón, provocó el reconocimiento científico de la alta nocividad del mercurio y sus componentes, sus propiedades y riesgos efectivos sobre la salud y los ecosistemas. Al tomar este nombre, el Convenio rinde homenaje a las víctimas pero también acentúa su carácter historico y simbólico. En esta bahía, miles de personas sufrieron graves desórdenes neurológicos y muchos con consecuencias fatales. Numerosos niños nacieron con deformaciones y trastornos luego de la ingesta de peces contaminados por metilmercurio.

Las investigaciones demostraron que ese envenenamiento fue causado por los desechos con mercurio en aguas residuales  que provenían de una planta química de la zona.

Desde entonces se iniciaron estudios epidemiológicos sistemáticos, para conocer el impacto del mercurio sobre la salud, permitiendo así elevar el uso del mercurio en las industrias como la primera fuente de contaminación, ya sea por la ingesta o por la inhalación de sus vapores.

 

Mercurio

El mercurio, presente en su estado natural, se vuelve nocivo con la actividad humana, provocando emisiones de vapores y transformándose en metilmercurio mediante un proceso de envenenamiento bioacumulativo en la fauna marina. (UNEP/PNUA, 2008)

 

Asimismo, el mercurio, esta hoy reconocido por la OMS – Organización Mundial de la Salud- como uno de los diez productos o grupos de productos químicos que plantean especiales problemas de salud pública (OMS, 2017) y una de las actividades productivas, reconocidas por ser la más contaminadora, es la actividad minera artesanal del oro, que se desarrolla, en particular, en países latinoamericanos, africanos y asiáticos.

Aparte del uso intencional de mercurio en procesos y productos, las actividades industriales para producir energía y otros productos básicos son una fuente importante de mercurio que contribuye a la contaminación del aire. Las emisiones de mercurio pueden controlarse mediante una amplia gama de tecnologías y mejores prácticas, incluidas muchas que reducen otros contaminantes del aire al mismo tiempo. Erradicar el uso del carbón también es una medida eficaz.

El convenio regula todo el ciclo de vida del mercurio: su suministro, comercio, uso, emisiones, liberaciones, almacenamiento y gestión de desechos y sitios contaminados. Esta nueva herramienta del derecho internacional entró en vigor el 16 de agosto de 2017, y ya cuenta con 142 partes y nuevos países que se unen continuamente.

 

Facebook Twitter LinkedIn Pinterest WhatsApp Email
Whatsapp
Alianza Contaminación Cero
Convenio Minamata sobre Mercurio
Misión Mercurio Cero
RAEE
RESPEL

Gestión de residuos

Desarrollo: Xaradev